Nueva versión BiblioEdroid

Este viernes se ha liberado la versión 2.1 de nuestro cliente para móviles Android biblioEdroid.

La principal novedad está en la paginación de las listas de libros y búsquedas, de manera que no hace falta estar limitados a los 10 que aparecían en versiones anteriores. puedes consultar una nueva página de resultados pulsando el icono que aparecerá al final de la lista.

Ya sabes, sólo tienes que buscar biblioedroid en la tienda android.

Si tienes un iphone / ipod / ipad puedes utilizar la aplicación iBiblioeteca que se encuentra en la tienda apple.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El derecho a leer

Hay muchas veces que se nos pregunta cómo afecta esto de la piratería al mercado de los libros, o que si el DRM no sería una solución o que si esto de internet no terminará matando la literatura… Hay muchas cosas de las que se oyen en los medios al respecto que no son más que propaganda y hay otras que son, simplemente, falsas. Antes que explicar, una vez más, que la tecnología ha evolucionado y que los escritores y editores tendrán que adaptarse igualmente, como se hace cada vez que esto pasa, os voy a contar un cuento. Un relato que fue publicado en 1997 en la revista Communications of the ACM (Vol. 40, Número 2) y que tiene por título “El derecho a leer”:

Para Dan Halbert el camino a Tycho comenzó en la universidad, cuando Lissa Lenz le pidió prestado su ordenador. El de ella se había estropeado, y a menos que pudiese usar otro suspendería su proyecto de fin de trimestre. No había nadie a quien se atreviera a pedírselo, excepto Dan.

Esto puso a Dan en un dilema. Tenía que ayudarle, pero si le prestaba su ordenador ella podría leer sus libros. Dejando de lado el riesgo de ir a la cárcel durante muchos años por dejar a otra persona leer sus libros, la simple idea le sorprendió al principio. Como a todo el mundo, se le había enseñado desde la escuela primaria que compartir libros era algo malo y desagradable, algo que sólo los piratas harían.

Además, no había muchas posibilidades de que la SPA (la “Software Protection Authority”, o Autoridad de Protección del Software), no lo descubriese. En sus clases de programación Dan había aprendido que cada libro tenía un control de copyright que informaba de cuándo y dónde fue leído, y quién lo leía, a la oficina central de licencias (usaban esa información para descubrir piratas, pero también para vender perfiles personales a otras compañías). La próxima vez que su ordenador se conectase a la red, la oficina central de licencias lo descubriría. Él, como propietario del ordenador, recibiría el castigo más duro, por no tomar las medidas adecuadas para evitar el delito.

Lissa no necesariamente pretendería leer sus libros. Probablemente lo único que ella necesitaba era escribir su proyecto. Pero Dan sabía que ella provenía de una familia de clase media que a duras penas se podía permitir pagar la matrícula, sin pensar en las tasas de lectura. Leer sus libros podía ser la su única forma de terminar la carrera. Entendía la situación; él mismo había pedido un préstamo para pagar por los artículos de investigación que leía (el 10% de ese dinero iba a parar a los autores de los artículos, y como Dan pretendía hacer carrera en la universidad, esperaba que sus artículos de investigación, en caso de ser citados frecuentemente, le dieran los suficientes beneficios como para pagar el crédito).

Más tarde, Dan descubrió que hubo un tiempo en el que todo el mundo podía ir a una biblioteca y leer artículos, incluso libros, sin tener que pagar. Había investigadores que podían leer miles de páginas sin necesidad de becas de biblioteca. Pero desde los años 90 del siglo anterior, tanto las editoriales comerciales, como las no comerciales, habían empezado a cobrar por el acceso a los artículos. En el 2047, las bibliotecas de acceso público eran sólo un vago recuerdo.

Había formas de evitar los controles de la SPA y la oficina central de licencias, pero también eran ilegales. Dan había tenido un compañero de su clase de programación, Frank Martucci, que consiguió un depurador ilegal, y lo usaba para evitar el control de copyright de los libros. Pero se lo contó a demasiados amigos, y uno de ellos lo denunció a la SPA a cambio de una recompensa (era fácil tentar, para traicionar a sus amigos, a estudiantes con grandes deudas). En 2047 Frank estaba en la cárcel; pero no por pirateo, sino por tener un depurador.

Dan supo más tarde que hubo un tiempo en el que cualquiera podía tener un depurador. Incluso había depuradores libremente disponibles en la red. Pero los usuarios normales empezaron a usarlos para saltarse los controles de copyright, y finalmente un juez dictaminó que ese se había convertido en su uso práctico. Eso quería decir que los depuradores eran ilegales y los programadores que los habían escrito fueron a parar a la cárcel.

Obviamente, los programadores necesitan depuradores, pero en el 2047 sólo había copias numeradas de los depuradores comerciales, y sólo disponibles para programadores oficialmente autorizados. El depurador que Dan había usado en sus clases de programación estaba detrás de un cortafuegos para que sólo se pudiese utilizar en los ejercicios de clase.

También se podía saltar el control de copyright instalando un núcleo del sistema modificado. Dan llegó a saber que hacia el cambio de siglo había habido núcleos libres, incluso sistemas operativos completos. Pero ahora no sólo eran ilegales, como los depuradores: no se podía instalar sin saber la clave de root del ordenador, cosa que ni el FBI ni el servicio técnico de Microsoft te darían.

Dan llegó a la conclusión de que simplemente no podía dejarle su ordenador a Lissa. Pero no podía negarse a ayudarle, porque estaba enamorado de ella. Cada oportunidad de hablar con ella era algo maravilloso. Y el hecho de que ella le hubiese pedido ayuda podría significar que sentía lo mismo por él.

Dan resolvió el dilema haciendo algo incluso más increíble, le dejó el ordenador, y le dijo su clave. De esta forma, si Lissa leía sus libros, la oficina central de licencias pensaría que quien estaba leyendo era él. Seguía siendo un delito, pero la SPA no lo detectaría automáticamente. Sólo podrían saberlo si Lissa lo denunciaba.

Si la universidad descubriese que le había dado su clave a Lissa significaría la expulsión para los dos, independientemente de para qué hubiese usado ella la clave. La política de la universidad era que cualquier interferencia con sus métodos de control sobre el uso de los ordenadores era motivo para una acción disciplinaria. No importaba si se hubiera hecho o no algún daño, el delito era el hecho de dificultar el control. Se asumía que esto significaba que se estaba haciendo algo prohibido, y no necesitaban saber qué.

En general los estudiantes no eran expulsados por eso -no directamente-. En su lugar se les prohibía el acceso a los ordenadores de la universidad, lo que inevitablemente significaría suspender todas sus asignaturas.

Dan supo más tarde que ese tipo de políticas en la universidad empezaron en la década de 1980, cuando los estudiantes comenzaron a usar ordenadores masivamente. Antes de eso, las universidades tenían una actitud diferente: sólo se penalizaban las actividades dañinas, no las que eran meramente sospechosas.

Lissa no denunció a Dan a la SPA. Su decisión de ayudarle llevó a que se casasen, y también a que cuestionasen lo que les habían enseñado cuando eran niños sobre el pirateo. Empezaron a leer sobre la historia del copyright, sobre la Unión Soviética y sus restricciones sobre las copias, e incluso sobre la constitución original de los Estados Unidos. Se mudaron a Luna, donde se encontraron con otros que de la misma forma intentaban librarse del largo brazo de la SPA. Cuando empezó el Levantamiento de Tycho en 2062, el derecho universal a leer se convirtió en uno de sus objetivos fundamentales.


Copyright 1996 Richard Stallman

¿Queremos un futuro así? ¿haremos que el derecho a leer sea cercenado por el derecho a lucrarse de unos pocos? Los sistemas DRM actuales, y los que se describen en el relato no son tan diferentes, no son más que poner palos en las ruedas. Si la humanidad ha llegado a un grado tecnológico tal que le permite difundir instantáneamente todo el conocimiento disponible, ¿no será eso un avance de la humanidad? ¿por qué dedicarse a poner cortapisas a algo tan maravilloso como el derecho a la cultura y al conocimiento?

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

BiblioEteca móvil, ahora más interactiva

Hoy es un día muy especial para el equipo de BiblioEteca, hoy tenemos el gusto de presentaros la versión 1.5 de las aplicaciones móviles para BiblioEteca que ya están disponibles para su descarga / actualización desde sus respectivas tiendas.
La nueva versión está diseñada para acercar un poco más biblioeteca a nuestras lecturas, de manera que sea mucho más cómodo interactuar con nuestro sistema sin tener que encender un ordenador ni abrir un navegador. Todo en tu bolsillo.
Esta actualización de los sistemas iBiblioeteca y BiblioEdroid añade numerosas mejoras sobre las anteriores como son:

  • Escaneo de códigos de barra de libros
  • Búsquedas por ISBN
  • Valoración de libros y sliders
  • Añadir comentarios y notas a los libros
  • Marcar libros como leidos / leyendo / deseado, etc.
  • Paginación de resultados largos. (solo iphone)

Para que os podáis hacer una idea de qué se puede hacer con las nuevas funcionalidades ahí os dejo unos vídeos y volcados de pantalla de las aplicaciones:

Escaneo de libros y nuevas funcionalidades iphone:

Nuevas funcionalidades Android

BiblioEteca está presente en iphone y la plataforma Android, cubriendo más del 50% de los teléfonos con capacidad de internet en el mercado.

Si todavía no tienes la aplicación, usa cualquiera de estos enlaces para instalarla.

O buscando iBiblioEteca en el AppStore.

Android:

O buscando biblioedroid en el market.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Concurso e-reader

e-reader ketabSi te quieres llevar un lector de libros digitales sin tener que soltar ni un euro, puedes aprovecharte del concurso que BiblioEteca ha lanzado.

Toda la información la tienes aqui.

En resumen lo que hay que hacer es estar registrado en biblioeteca y obtener puntos por cada acción que realicemos en la web desde la fecha de inicio del concurso hasta la fecha final. Se dan puntos por lo siguiente:

  • Comprar un libro : 50 puntos
  • Descargar un libro gratuito : 2 puntos
  • Valorar un libro : 1 punto
  • Dejar un comentario a un libro / noticia o debate : 1 punto

Puedes consultar tus puntos en la página de ranking en todo momento (se refresca cada 5 minutos).

Suerte y a por el lector…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

BiblioEteca en las ondas

Desde el lunes 17 de enero de 2011, BiblioEteca tiene un hueco en la Radio. Gracias a la directora de Radio Exterior de España Josefina Beneítez, BiblioEteca tiene una sección literaria semanal dentro del programa “Un Idioma sin fronteras” conducido por Susana Santaolalla.

En este espacio semanal, daremos una lista de los libros más leídos y comentados, así como de los más descargados, aderezándolos con los comentarios de los usuarios. También haremos recomendaciones de autores y libros para potenciar nuevos valores dentro del panorama literario.

Aparte de dar trucos para navegar por BiblioEtecaen Internet y en móvil, el objetivo principal es que los oyentes interactúen entre ellos entrando en BiblioEteca y comentando, recomendando y viviendo sus lecturas favoritas, conociendo a otros lectores y creando una comunidad literaria mundial

Animamos desde este momento a que los lectores que lo deseen entren en BiblioEteca para comenzar esta aventura. Y si eres autor, ponte en contacto con nosotros para que hablemos como promocionarte.

Aquí tienes un link de nuestro primer programa:

Un idioma sin fronteras 17 de enero de 2011
http://www.rtve.es/swf/v2/RTVEPlayer.swf?assetID=990446_es_audios&location=embed

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nueva versión de BiblioEteca para iPhone

Como os prometimos en la entrada anterior, poco más de tres semanas de lanzar la primera versión (0.9.0) de la aplicación para iPhone, ya está disponible en la appstore la actualización (1.0) de la aplicación que incluye numerosas mejoras y muy interesantes:

Pero antes de nada, y para abrir boca, aquí os dejo un video sobre las novedades para que podais ver (con un poco de musiquita) qué es lo nuevo que nos vamos a encontrar:

Las novedades principales son:

  • Autenticación mediante OAuth mejorando la seguridad
  • Posibilidad de ver y añadir comentarios a los libros
  • Posibilidad de ver y añadir notas personales a los libros
  • Valoración de libros (los marca como leidos automáticamente
  • Acceso a toda la biblioeteca del usuario

Seguimos trabajando para que os sea más sencillo acceder a biblioeteca… Esperamos que esta versión os sea útil.


Ver en la appStore

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Notas personales en tus libros

notas personalesHay veces que, mientras leemos un libro, nos vemos en la necesidad de anotar algo que se cita en el mismo, o guardar una referencia que no queremos olvidar, o, simplemente, recordar algo que nos ha venido a la mente mientras leíamos el libro.

Y es posible que no queramos ensuciar el libro, o que estemos leyendo en un lector digital que no permite introducir notas (o ni siquiera tiene teclado para hacerlo). Si lo anotamos en un papel, es muy probable que lo perdamos y si lo hacemos en un cuaderno es muy probable que luego nos sea imposible localizar las notas que escribimos sobre cierto libro que leímos hace meses o incluso años.

Para solucionar este problema, en BiblioEteca acabamos de introducir una nueva funcionalidad que os permitirá almacenar y recuperar de manera sencilla cualquier nota que toméis en un libro. De manera sencilla y totalmente privada.

Esta funcionalidad está en desarrollo constante, por lo que cualquier mejora o sugerencia podría ser incluida en próximas versiones.

¿Cómo añadir una nota a un libro?

Si buscamos cualquier libro, o accedemos a él desde nuestras listas o biblioeteca, veremos que aparece al lado del título, junto al icono RSS un nuevo icono, el de “Notas”

Pulsando sobre el icono, accederemos a la pantalla de notas de ese libro, donde podremos insertar una nueva nota:

En página/posición introduciremos la página sobre la que queremos realizar la anotación (o la posición si es un lector electrónico), o se puede dejar en blanco si es un comentario general sobre el libro. Luego añadiremos nuestro comentario en la caja de edición y pulsaremos el botón anotar. A partir de este momento ya tendremos disponible esta nota para consulta / edición o borrado:

Si deseamos editarla, pincharemos en el enlace Editar y el contenido se incluirá en la caja de edición superior para que podamos cambiarlo, en caso de que deseemos borrarlo, la nota será eliminada completamente y sin posibilidad de ser recuperada.

Como vemos es un sistema muy sencillo de incluir notas a libros, que permite que encontremos fácilmente las notas de un libro determinado (no hay más que localizar el libro) y que en un futuro próximo podrá ser accesible desde  las aplicaciones móviles de biblioeteca para que se puedan anotar libros utilizando tan solo el teléfono móvil, tableta o lo que tengamos a mano.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario